Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

sábado, 23 de noviembre de 2013

Peregrinos de otros tiempos

Este peculiar peregrino que posa frente
 a la parroquia Santa María, cruzó
 Mansilla el 21 de noviembre de 2013



“Por caminos de …Mansilla… va el romero, con las manos flacas asidas al bordón, luciendo la esclavina por hermosas conchas cosidas al cuero, y la calabaza que sólo carga agua de arroyos. Empieza a colgarle la barba entre las alas caídas del sombrero peregrino, y ya se le desfleca la estameña del hábito sobre la piadosa miseria de sandalias que pisaron el suelo de … Mansilla… sin hollar baldosas de taberna, ni apartarse de la recta vía de Santiago…”



(De El Camino de Santiago. Alejo Carpentier)

lunes, 18 de noviembre de 2013

viernes, 15 de noviembre de 2013

Composición floral

Incluso en otoño (“… esta estación en la que alternan los días toscos con los radiantes…” M. Sánchez-Ostiz) la naturaleza es solemne, poderosa. Apenas necesita nada para ser bella: una rama, un tallo, una flor ya deshojada contra el cielo de fondo… eso es bastante.

F.B.

sábado, 9 de noviembre de 2013

La Feria de San Martín


La gente de Mansilla sabe de sobra que las Ferias de San Martín (en plural porque siempre fueron tres días), son de las más conocidas y concurridas de la provincia de León, y que  en alguna época  incluso lo fueron  a nivel nacional. La clase y la presencia del ganado caballar y mular, era garantía más que suficiente para que acudieran feriantes y tratantes que acaparaban el mercado y el chalaneo.
Pero mi recuerdo en este año se sitúa en la plaza del Grano donde se instalaban los caballitos, los coches de choque, las casetas de tiro y las tómbolas,  entre otras atracciones, y en donde también pululaban fotógrafos,  charlatanes, fulleros  y carteristas, que ponían la nota mundana y picaresca.

F.Llorente

El mundo evoluciona; algunos cerebros no


ayer
Para los fanáticos de lo tópico y lo típico: resulta tristemente jodido vivir aferrado (sólo) a recuerdos, a la nostalgia, a las tradiciones, al purismo y la ortodoxia, al folklore y a las antiguallas y al costumbrismo exacerbado, porque tal cerrazón mental es no vivir aquí y ahora. Los “extremeños” se tocan: tan peligroso es renegar de la tradición como anclarse, enrocarse en ella para no actualizarse.

¿El exceso de historia en el pasado de un pueblo genera inmovilismo y le impide progresar? A la vista de algún caso, es teoría nada descartable. Irremisiblemente las cosas cambian y en sanmartín hay grandes tractores donde antes había bueyes o cerdos, y hay muchos coches aparcados donde antes había burros (bueno, alguno puede quedar aún), de la misma manera que lo típico de Navidad ya no es (sólo) el turrón ni la estampa de España el toro de Osborne. Por eso la imagen de Mansilla no puede ser (sólo) una piedra redonda sobre otra o un viejo puchero de barro o una virgen transida de dolor. La terca realidad es que hay muchos visitantes que llegan a la villa atraídos por otro estímulo que no es (sólo) el de la típica cazuela hirviendo con pimentón suficiente como para hacer explotar una almorrana en un almuerzo, igual que ya no todo el mundo viaja hoy a Portugal para traer (sólo) unas toallas.

Tópicos lejos: ni burros ni barros. Los/las que supuestamente son tan reacios/as a cambiar de mundo e incluso de estética, hablan sin embargo con un móvil por la calle en vez de escribir cartas como antes, y quizás lleven debajo tanga en vez de bragas confeccionadas con dos sábanas. En eso sí han cambiado un poco, pero en su mollera… casi ná´.


hoy




Jesús Z. 



viernes, 1 de noviembre de 2013

Difuntos

L. Cernuda: “Sosegaos, dormid: dormid si es que podéis. /
/ Acaso Dios también se olvida de vosotros”

F.B.