Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

domingo, 20 de enero de 2013

Duro con ellos


Un fiscal pide nueve meses de prisión para la mujer que falsificó un ticket de la ORA. Nos parece poca cosa: tendría que estar ya en el corredor de la muerte, habría que instaurar un Guantánamo para estos casos. Mientras tanto, ¿qué ocurre con los catalanes de Pallerols o con los “Hurtangarines” o con Fabra o Baltar o el chino Gao Ping que dirigía la trama de Fuenlabrada o el ejemplar súbdito hispano-suizo Bárcenas, o…? Pues diremos lo que ocurre con ellos: exculpados, inocentes y libres.

Una dirigente que gana (perdón, que declara; ganar, ganará más) treinta y tantos millones de pesetas anuales netos, suprime (ella y su partido político) para miles de trabajadores un salario mensual (una extra) y les advierte que deben ceñirse el cinturón; les quiere decir, suponemos, que se lo aprieten a la altura del pescuezo, y de hecho algunos a punto de ser desahuciados así lo hacen.

A muchos nos gusta el ingenio, la frase en la tapia (foto), la ironía, incluso el sarcasmo, pero con cierta gente hace tiempo que ya no vale con esa actitud, porque no la entienden. Ellos sólo se enteran del lenguaje directo y de la acción violenta, sólo reaccionan ante el miedo. Va siendo hora de endurecer nuestro discurso, incluso nuestros actos. En el bar (por ahora) T. siempre habla de la recortada y N. de la AK47. Quizá estén muy cerca de acertar, pues convendremos -con Sagasta- que “…cuando en un pueblo se cierran las puertas de la justicia, se abren las de la revolución”.

Javier Cuesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.