Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

miércoles, 6 de marzo de 2013

Feria de San Martín en Mansilla

Por azares de la vida, un día me encontré un Libro de Acuerdos del Ayuntamiento de Mansilla. En él pude encontrar por medio de los encargados de aposentar los productos a la Feria de San Martín, en el año 1542.

Dice así:

“En la villa de Mansilla a treinta días del mes de octubre del año 1542 se juntaron en el ayuntamiento por son de campaña tañida los señores de justicia y regidores, según tienen de costumbre para entender las cosas tocantes al bien común de este regimiento y acordaron poner fieles para que provean poner los productos que vinieran a dicha villa en el día de San Martín y para aposentador de paños nombraron a Francisco Celada, para calceteros nombraron a Bartolomé Alonso, para aposentar los merceros, joyeros, plateros, espaderos, asteros, zapateros, caldereros, alfareros, tintoreros, sombrereros y libreros a Becerril y a Salcedo su vecino, a Pedro Caminero y a Pedro Alonso y para aposentar la cera, a Francisco Barbero, sus mercedes mandan que cumplan con los dichos oficios so pena de mil maravedís al que lo contrario hiciere.”

Con estos datos, podemos calcular parte de los productos que venían a la Feria, otros documentos nos informan de castañas, nueces, avellanas, pescados en conserva que se aposentaban en frente de la ferretería Pacios y Librería Nicolás. Además de pícaros que jugaban a la sota de bastos, siempre había un primo que picaba. De las mulas, vacas y cerdos no nos hablan, pues al ponerse fuera de las eras, no consideraban poner aposentador. También venían sacamuelas, que no paraban de dar voces, pregonando lo bien que hacían su oficio, de ahí viene el dicho “hablas más que un sacamuelas”, aunque los barberos desempeñaban el oficio de sacar muelas y poner sanguijuelas, para hacer sangrías, hemos visto un diploma que se le da a un barbero para que pueda hacer de cirujano y barbero.

Jesús Fernández Salvador
Foto: Toño García Ceballos (como siempre)

Jesús Fernández Salvador ha rescatado, de un Libro de Acuerdos, este escrito del año 1542 sobre la Feria de San Martín de Mansilla de las Mulas que, al hablar de la elección de los aposentadores (las personas encargadas de situar los puestos y cobrar las tasas) nos muestra la tipología de aquellos puestos y nos permite conocer las mercaderías que llegaban entonces a la feria. Ahí radica la importancia del texto y su interés. (PINCHAR ENCIMA DEL TEXTO PARA VERLO MÁS GRANDE)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.