Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

viernes, 13 de julio de 2012

Los martes, mercado

Un pozo tradicional en el justo medio ofrece agua al visitante –aunque sea de la traída- y nombre a una plaza, a cuyo alrededor los edificios se apiñan enfrentados por la diversidad: madera, ladrillo o barro conviven con materiales de más reciente prosapia. En su esquina oriental, una moderna escultura se desparrama en haces para homenajear al peregrino. Un poco más atrás, el pináculo torcido de la torre de Santa María vigila todas las transacciones.

Es como el zoco hortofrutícola de la villa. La vieja plaza porticada puede acoger de todo: un orondo parroquiano extiende un toldo verde sobre sus llamativos tomates semi-autóctonos, este hortelano repantingado en una silla de picnic exhibe plantas mustias de sus semilleros, aquel pesa fruta en una romana de las de antes, en un cestito de mimbre lucen varias docenas de huevos caseros custodiados por una mujer con pañoleta en la cabeza, un apicultor aprovecha el banco como mostrador para sus tarros de miel de brezo, ese jubilado con todo el tiempo del mundo regatea con aquel tosco campesino por una manada de cebollín, los sacos de patatas reposan horizontales en el suelo, como muertos.

Pero no sólo de la huerta vive el hombre, y en una callejuela adyacente una mujeruca –demasiado mayor para trabajar, tal vez demasiado pobre para jubilarse- abre su mesita plegable y esparce encima cuatro tiñosos juguetes. Cuatro, contados. Y al marchar recoge los mismos que sacó, exactamente.

Mansilla de las Mulas. Los martes, mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.