Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

martes, 2 de octubre de 2012

Alma frágil


En sus deslumbrantes “Ensayos”, Michel de Montaigne sostiene que la amistad auténtica, voluntaria y desinteresada está por encima del amor carnal y del matrimonio, y dice que el afecto del amigo es algo superior, perfecto, pleno, universal, y que el amor por las mujeres es “ardiente, temerario e inconstante”, y que el matrimonio no puede competir con aquel afecto puro pues “…la inteligencia ordinaria de las mujeres no puede responder a esa compenetración y comunicación (…) ni su alma parece lo bastante firme como para soportar la presión de lazo tan apretado y duradero”.

Mujer de alma débil, voluble, inestable. Inteligencia limitada. Afecto interesado. Matrimonio imperfecto porque ellas no aguantan el tipo. No al tipo, el tipo. Conceptos y expresiones intolerables hoy. Vedadas. Menos mal que lo escribió Montaigne en el siglo XVI, porque si lo digo yo ahora me enchironan por machista, me queman en la hoguera como a Galileo por decir que la tierra se mueve. Y sin embargo (como él: eppur si muove) lo digo: su alma es frágil (por no hablar de su corazón).

Javier Cuesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.