Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

lunes, 5 de mayo de 2014

Una historia con licencias

(Foto de "Maese" Ceballos)
El pillastre monje Gonzalo conocía a Justina, la Pícara; o viceversa. 
Está muy claro... 
La "Historia" es una suma interesada de "LICENCIAS".
Déjenme ustedes que me invente alguna,- bien inocente -;  pero tan creíble como otras patrañas que nos han contado...

 Leyenda de estos tiempos, (inventada, por supuesto):

Érase una vez un "caballero del Rey";  y que por eso le apellidaban "Reyero". Se cuenta que vivía cabe de Rueda, en una casa que fuera feudo de un Almirante del mismo Rey; y su hacienda, aunque escasa, le daba de sobra para vestir con la elegancia de un cortesano, para pasar días de solaz, sin hacer nada; y para bajar a la villa de Mansilla, en los días de feria, a comer en la fonda de Justina, la Pícara. 
De Mansilla de las Mulas venía una tarde, acompañado de una dama, que las lenguas curiosas decían que era la mismísima Justina. Llegaron los dos contentos al Monasterio de San Miguel de Escalada, y decidieron rezar una salve a Nuestra Señora, que estaba por aquellos días expuesta en la capilla de San Gonzalo, que fue Panteón de los Abades, y tras muchos siglos, cementerio del común de los mortales de todo el pueblo. 
Y aquí los tenemos. Al caballero y a la dama, en una fotografía más... Bien "pillados".  


"Pillado" del caballero del Rey (M.R. , propietario de esta foto) 
Mi teoría (inventada) es esta: El pillastre monje Gonzalo conocía a Justina, la Pícara; o viceversa. 
Está muy claro... 
En otro momento refrescaré la memoria de las "milagrosas andanzas" del monje Gonzalo...  

(A. Escalada)
###

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.