Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

martes, 4 de diciembre de 2012

La Casa de Justina

En la Plaza de la Leña de Mansilla está ubicada la conocida como Casa Badás, una construcción del siglo XVIII y que mantiene el estilo arquitectónico tradicional de la época. El edificio constituye una de las últimas muestras de las arcaicas construcciones realizadas sobre la base del barro en su revestimiento, en tapial y adobe, y con una estética singular, llamativa y armoniosa a la vez. En ese sentido se convierte en ejemplar modélico dentro de la tipología rural de las casas de labranza de antaño: vivienda en la parte delantera y anejos para establos y almacén agrícola en la trasera, con acceso a la calle posterior. Ambos cuerpos se articulan con un patio-corral y otro cuerpo constructivo “corredor” en forma de cierre en “U” tan repetida en las arquitecturas tradicionales de la ribera del río Esla.

Pues bien, en esa edificación ha actuado recientemente un Taller de Empleo (Astura) con el objeto de restaurar un inmueble de valor único, respetando aquellas singularidades descritas. Sólo eso sería ya un motivo poderoso para la actuación. Pero es que además dicha casa está ligada, en la memoria colectiva y en el imaginario popular, al personaje literario por excelencia de la villa, la Pícara Justina, cuyos padres “…pusieron mesón en Mansilla, que luego se llamó de las Mulas, por una hazaña mía (de Justina)…” etcétera. Razón de más para conservar y mimar una casa emblemática, pues las leyendas –ya se sabe- no hace falta demostrarlas: se creen o no se creen.

Jesús Zapatero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.