Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

sábado, 15 de diciembre de 2012

Lo nuestro y lo suyo (desahogos)

Rescatamos aquí un poema y un dibujo, fechados en el año mcmlxvii en Madrid, del leonés Alberto Muñiz Sánchez, arquitecto, pintor y poeta, que fundó la Ciudad de los Muchachos. Recuperamos este poemario por tratarse de una pequeña joya, una rareza “inencontrable” que incluye alguna curiosa referencia a Mansilla. Por ejemplo, un poema dedicado a Luis, Abril, Toño y Juanra, titulado Cuento para un rapazín:

Cuestas de Mansilla, chopo y serenidad total
Fue una vez                                                                        
un chopo
que nacido solo
estaba triste
pero orgulloso
de tan espigado
y tan hermoso.
Todos sabían
niños, mozos y viejos,
que entre campos y barbechos,
cardos y rastrojos
era un amigo al acecho
donde miraban sus ojos
o su amor se citaba.
Y cuando regresaban
en la tarde anochecida
el zagal y los poceros
o la yunta y el yuntero
con el fruto de la trilla
el chopo les hablaba
del camino de Mansilla.

Ocurrió un día
de viento y tormenta
de mies agitada con olas de mar
de cielo cosido con luz hilvanada
que una chispa cayó del negro
y secó su vida
en astilla quemada.
                   Horizontal
murió en castigo
a su recia humanidad.
En homenaje
a su bondad
murió el amigo.
Y fue tanto
de tal linaje
tan alto y hermoso
tanto
que hoy, los guajes de Mansilla
y los mozos y los viejos
se paran junto a la astilla
y ven su sombra
                    pegada
al barbecho de la orilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.